Saltar al contenido

Avalancha de nieve: consejos prácticos para esquiadores

avalancha de nieve

Imagina que estás esquiando a toda velocidad, concentrado en tus giros y sumergido en los desniveles de la montaña cuando, de repente, escuchas que alguien grita: “¡Avalancha!” ¿Sabrías cómo actuar?

El miedo a verse envuelto en una avalancha de nieve es uno de los más comunes entre los esquiadores y alpinistas, pues se trata de un fenómeno tan inesperado como peligroso. 

En mi opinión, para convertirte en un buen esquiador, no solo importa la técnica o el nivel de experiencia, sino también el comportamiento en las pistas y la preparación ante las situaciones de riesgo.

Llevo tantos años viviendo en la montaña que ya he sabido de cientos de aludes. Por eso, créeme que las avalanchas no son cosa de Hollywood y que debes estar muy bien informado.

Presta atención a esta serie de consejos básicos que he preparado para que sepas cómo actuar ante una avalancha de nieve. 

¿Qué es una avalancha de nieve?

alud de nieve

Antes que nada, comencemos con un poco de información teórica y cultural sobre las avalanchas de nieve.

Según la Wikipedia, un alud es: “un desplazamiento de una capa de nieve hacia abajo que puede traer consigo parte del sustrato y la cobertura vegetal de la pendiente.”

Los que hemos vivido toda nuestra vida en la montaña, sabemos que existen diferentes tipos de avalanchas de nieve y que cada uno puede tener un peligro distinto.

Cada año, decenas de alpinistas o esquiadores de todas las partes el mundo se lesionan o pierden la vida durante un alud. Por eso, es importante revisar las condiciones meteorológicas antes de lanzarse a la nieve.

Tipos de aludes de nieve

Como te comentaba hace un rato, existen distintos tipos de avalanchas de nieve. Veamos cuáles son:

De fusión

La avalancha de fusión es más común a finales del invierno o durante la primavera, cuando hay abundante agua en el manto de nieve.

Estos aludes son lentos y predecibles, pues se activan con el aire caliente, el sol y el sobrepeso del manto.

De nieve reciente o nieve polvo

Esta avalancha tiene lugar después de una nevada fuerte, cuando el peso de la nieve es tan grande que sucumbe a la gravedad.

La avalancha de nieve fresca es capaz de arrastrar todo lo que encuentre en su camino y, por esta razón, es el tipo de alud más peligroso

De todos modos, se puede reconocer fácilmente, ya que cuando se mezclan los cristales de nieve con el aire, se forma una especie de aerosol que puede llegar a descender a 300 kilómetros por hora. 

De placa

Estos aludes de nieve son los más frecuentes, y se producen cuando una placa compacta de nieve se separa del resto del manto y comienza a descender de forma muy destructiva.

Pueden activarse con el paso de los esquiadores y, en su gran mayoría, son de gran dimensión y conllevan mucho peligro. 

¿Cómo se forma una avalancha de nieve?

avalancha

Los aludes de nieve se forman por falta de homogeneidad en la capa de nieve y porque existe algún agente que facilita el deslizamiento de una capa sobre otra.

Ese agente puede ser el clima, el viento o el mismo paso de los esquiadores por el manto. 

Es muy común que la nieve fresca no termine de cohesionar con la capa ya existente, o que el calor transforme una capa reciente de nieve haciendo que esta pese más y tienda a descender.

También es posible que la lluvia inunde varias capas de nieve y actúe como lubricante para que, la capa superior, se separe de la inferior y caiga deslizando por la pendiente en modo de avalancha. 

Y es que un alud se puede formar de muchas formas, pero casi siempre se debe a los mismos factores: cambios de temperatura, lluvias, nevadas frescas, calor, y aire caliente.

Peligro de aludes: escala

Todos los aludes son peligrosos, pero hasta el peligro tiene distintos niveles.

Por esta razón, te he preparado una tabla informativa donde podrás encontrar una escala de peligro de aludes:

Escala de peligro RiesgoEstabilidad del mantoProbabilidad de desencadenamientoRecomendaciones
1DébilMuy estable en la mayoría de las vertientes.En pendientes propicias y por sobrecarga. De forma natural puede haber coladas y pequeños aludes.Actividades sin restricciones. 
2LimitadoModeradamente estabilizado. Algunas pendientes son propensas a avalancha.En algunas pendientes y por sobrecarga. No se esperan aludes de gran amplitud.Elegir el itinerario con precaución. evitando pendientes en riesgo de aludes. 
3NotableModerado o poco estabilizado. Muchas pendientes son propensas a avalancha.En numerosas pendientes, incluso por sobrecargas débiles. Se pueden presentar aludes espontáneos medianos o grandes. Evitar pendientes con orientación y altitud indicadas. Ser prudente en el resto de pendientes. 
4FuerteDébilmente estabilizado. Casi todas las pendientes son propensas a avalancha.Por sobrecarga débil en la mayoría de las pendientes. Se pueden presentar aludes espontáneos medianos o grandes. Limitar actividades a zonas de pendientes moderadas que no están en riesgo de aludes. 
5Muy FuerteTodo el manto de nieve es inestable. Se pueden presentar aludes espontáneos grandes y numerosos. Prohibidas todas las actividades.

Consejos prácticos en caso de avalanchas de nieve

Muchos esquiadores que sienten curiosidad por las avalanchas, vienen y me preguntan: Green, ¿qué puedo hacer durante un alud de nieve?

La verdad es que las avalanchas son muy difíciles de predecir, así que lo mejor es estar bien preparado y nunca creer que eres más experto que la nieve que desciende. 

Siempre que vayas a esquiar, ten en cuenta mis consejos en caso de avalancha: 

  • Nunca vayas a esquiar solo fuera de pista o a hacer esquí de montaña. Cuando haya riesgo de alud, lo mejor es descender de uno en uno y no adelantar.
  • Siempre es importante estar informado y conocer las condiciones de la nieve. Por lo general, en las páginas de las estaciones obtendrás esta información y podrás saber si ha habido avalanchas en los días anteriores.
  • Si te sorprende una avalancha, lo mejor que puedes hacer es huir hacia a un costado lo antes posible.
  • Evita las cimas con nieve fresca recién acumulada y las laderas con fuertes pendientes. 
  • Lleva siempre contigo un equipo de rescate y, por supuesto, aprende a usarlo correctamente. 
  • Si la avalancha te atrapase, intenta taparte la boca y la nariz y forma un hueco en el que puedes respirar sin riesgo de asfixia. 
  • Intenta salir a la superficie y asegúrate de que no hay riesgo de que se produzca una segunda avalancha.
  • Siempre que vayas a esquiar, lleva tu móvil con suficiente batería

Los consejos parecen sencillos, pero lo cierto es que ponerlos en práctica durante una avalancha puede resultar muy difícil.

Asimismo, es importante que sepas que, cuando termina el alud, la nieve comienza a compactarse y se reduce el espacio, por eso es importante, que si presencias una avalancha tengas el móvil a mano y te comuniques de inmediato con el servicio de rescate. Cada segundo cuenta.

Equipo de rescate para aludes de nieve

alud

Para reducir los riesgos de una avalancha, te recomiendo que inviertas en una serie de equipos de rescate que resultan realmente útiles en todo tipo de alud:

Avalanche Ball

Se trata de una bola fosforescente que se hincha rápidamente cuando se produce una avalancha. La bola va sujeta a tu cuerpo a través de un cinturón y una cuerda de unos 6 metros de largo.

En el momento del rescate, los servicios de emergencia sólo tendrán que tirar de la cuerda para localizar al esquiador accidentado. 

ARVA Emisor-Receptor

El famoso Aparato de Rescate de Víctimas de Avalanchas es un emisor y receptor que, durante tu escapada en la nieve, emite señales.

En caso de emergencia, los rescatadores pueden rastrear la zona donde está ubicado el esquiador para ir a socorrerlo.

Mochila antiavalancha airbag

Estas mochilas son una especie de globo que funciona como los airbags de los coches. En el momento en el que se produce una avalancha, se infla para que el esquiador se mantenga a flote.

El sistema es muy sencillo, la mochila se activa tirando de una asa y se infla automáticamente para mantener a la víctima por encima del manto de nieve. 

Pala y sonda

La pala y la sonda son herramientas indispensables para sobrevivir a una avalancha. Después de un alud, la nieve se compacta y resulta casi imposible cavar con las manos. En esos casos, puedes hacer uso de tu pala y tu sonda de rescate para poder localizar a la víctima y desenterrarla rápidamente. 

Ahora que sabes cómo actuar en caso de una avalancha de nieve, aprovecho para decirte que la precaución es el mejor equipo de rescate.

No olvides consultar las condiciones meteorológicas antes de esquiar y revisar bien tu equipo para llevarte todo lo necesario para una jornada en la nieve. ¡Nos vemos pronto!