Saltar al contenido

Todos los tipos de nieve: ¿cuál es la mejor para ti?

tipos de nieve

Una de las cosas que más disfruto de mis más de 30 metros de estatura es el poder de apreciar cómo va cambiando la nieve una vez que ha caído.

Al principio luce muy fresca y se parece al azúcar glass, pero, con el paso de las horas, puede volverse un poco más dura o cada vez más húmeda

Existen muchos tipos de nieve y su densidad depende de muchos factores como la estación del año, los cambios meteorológicos durante los días de nevada y, por supuesto, el clima después de que la nieve haya cuajado. 

¿Cuál es el mejor tipo de nieve para esquiar? Sería un error nombrar uno en concreto. Todos los tipos de nieve tienen ventajas y desventajas, así como todos los esquiadores tienen una forma de nieve predilecta.

Si me preguntan a mí, diría que lo ideal es sacarle el máximo provecho a cada nevada y ajustar la técnica de esquí en cada situación. ¡Conozcamos cuántos tipos hay!

¿Conoces todos los tipos de nieve que hay?

La nieve que toca el suelo irá cambiando su densidad a medida que van pasando las horas y los días. Te presento las distintas formas de nieve que hay, o al menos las más conocidas en el mundo del esquí:

ProsContrasEsquiador
Nieve húmedaNo suele verse todos los días.Mayor riesgo de avalanchas.Intermedio
Nieve polvoAmortigua las caídas y favorece la flotabilidad.Se transforma rápido.Intermedio
Nieve polvo-duraExcelente calidad para conducir en pista.Mayor exigencia física.Todos
Nieve duraGran velocidad.Dificultad para frenar. Avanzado
Nieve primaveraDivertida y juguetona.Muy irregular.Intermedio
Nieve artificialPermite esquiar sin necesidad de precipitaciones.Peor deslizamiento que la nieve natural.Todos

Nieve húmeda

Todos los tipos de nieve tienen un poco de humedad, pero esta es la que concentra mayor cantidad.

La nieve húmeda la puedes observar en casi todas las estaciones, pues es la nieve que se forma al mediodía con la subida de la temperatura.

Esta nieve es un poco complicada para esquiar, ya que cuanta más agua tiene, más se apelmaza.

A la nieve húmeda se le conoce también como nieve sopa o papa, ya que puede ser tan densa que los esquís se quedan clavados en ella.

Por esta razón, es uno de los tipos de nieve menos queridos en la estación y la que más caídas propicia. ¡Reduce la velocidad cuando identifiques este tipo de nieve! 

Nieve polvo

Al contrario que la nieve húmeda, la nieve polvo es uno de los tipos de nieve preferidos, tanto para los amantes del esquí como del snow.

Cuando esquías sobre la nieve polvo, los esquís vuelan, pues la nieve es tan seca y fina que te permite deslizarte con mayor flotabilidad.

Sin embargo, este tipo de nieve no es la que se encuentra siempre en las estaciones de esquí. Suele hallarse más en las cimas, donde la temperatura es más baja y la nieve no ha sido pisada. 

La nieve polvo es perfecta para los esquiadores principiantes porque amortigua las caídas mejor que ninguna.

¿Desventajas? Se transforma mucho antes de lo que todos desearíamos y si no tienes un buen nivel técnico acabarás enterrado en ella contínuamente ya que es poco consistente y además, cuando caen más de 30 centímetros, pueden producirse aludes.

Nieve polvo-dura

La nieve polvo dura se forma cuando cae una fina capa de nieve sobre la pista y se forma una combinación de nieve polvo y nieve dura.

Este tipo de nieve es una de las más comunes en las pistas de esquís y, para que se produzca correctamente, las máquinas pisapistas deben compactar la nieve recién caída con la vieja (nieve dura). Por eso se llama nieve polvo dura. 

La nieve polvo dura la puedes observar casi siempre que esté recién batida la pista o en condiciones posteriores a la nieve polvo fuera de pista. Este tipo de nieve es de excelente calidad para esquiar y es apta para todo tipo de esquiador.

Nieve dura

La nieve dura se forma por el aumento de la humedad durante el día debido al incremento de la temperatura y su posterior congelación durante la noche.

Esta nieve no es apta para principiantes, pues favorece el deslizamiento veloz y resulta muy difícil frenar. Las caídas sobre la nieve dura son las más dolorosas. 

La nieve dura también se conoce como nieve helada, y es una de las favoritas de los esquiadores más expertos.

La nieve dura se reconoce fácilmente porque al pasar los esquís sobre ella dejan poca huella

Nieve primavera

Cuando aparece este tipo de nieve, sé que el invierno ha terminado y llega la primavera, ¡de ahí su nombre!

La nieve primavera es más húmeda que la invernal, pues los días son más largos que las noches y la temperatura ha empezado a subir. 

Con la nieve primavera hay que tener mucho cuidado, ya que hay partes más consistentes y otras donde puedes encontrarte pozos de agua.

Se recomienda esquiar a primera hora de la mañana, momento en el que aún hace un poco de frío y la nieve está en su mejor condición.

Este tipo de nieve es para cualquier esquiador, pero no todos la disfrutan, pues va cambiando a lo largo del día y puede tener un aspecto distinto cada hora.

Nieve artificial 

¡Su nombre lo dice todo! Se trata de nieve producida artificialmente que se coloca en las cotas más bajas de las estaciones de esquí.

Los cañones que producen esta forma de nieve se activan de forma automática, y son capaces de hacer nieve más o menos húmeda según se necesite.

¿Ventajas de la nieve artificial? La nieve artificial se asemeja a la nieve polvo dura y es buena tanto para expertos como para principiantes. 

Ahora que conoces todos los tipos de nieve, ¿cuál es tu favorito? Disfrútalos todos en cualquiera de las mejores estaciones de esquí de España.